La posada de Manhuiol

“La posada de Manhuiol” de Ion Luca Caragiale es una muestra de los inicios de la literatura del absurdo europea, fértil corriente que dará lugar a algunas de las mejores obras de la modernidad, y un libro que nos permitirá descubrir a uno de los autores rumanos más importantes.

La posada de Manhuiol, de Ion Luca Caragiale

 

“La posada de Manhuiol” de Ion Luca Caragiale

Traducción de Elena Borrás y Enrique Nogueras

Colección: Breves

Páginas: 176

 

 

Dotados de un sutil sentido del humor, los relatos de Caragiale muestran por un lado una fuerte raíz popular, y por otro suponen una muestra de los ini­cios de la literatura del absurdo, y por tanto son el antecedente de la mejor narrativa centroeuropea del siglo XX. Un fermento literario del que  surgirán posteriormente las obras de autores tan importantes como Franz Kafka, Samuel Beckett o Eugene Ionesco.

Los personajes de estos relatos de Caragiale andan perdidos en la burocracia o las costumbres sociales, y se preguntan sobre sus verdaderas razones e intereses (por ejemplo, “El amigo X”). No obstante lo cual, Caragiale se aso­ma al sinsentido del mundo moderno con un sutil sentido del humor y un cierto deje de melancolía. Viajeros atrapados por los encantos de una hermosa posadera, amigos que son víctima de favores imprecisos, contrabandistas que demuestran un extraño sentido de la justicia o aficionados a la música capaces de dejarse apalear antes de cambiar de opinión, los protagonistas de estos relatos son seres que luchan por escapar de alguna contradicción. Quizás como el mismo Caragiale, que a lo largo de su vida fluctuó desde posiciones políticas y literarias en principio contradictorias, sus personajes luchan por establecer su verdadera entidad (como en “Ion”). Las situaciones de sus cuentos, absurdas pero al mismo tiempo veraces, poseen sus propias normas internas, y nos recuerdan a las situaciones kafkianas que unas décadas más tarde irrumpirán en la literatura europea cambiándola para siempre. La ironía política asoma también en relatos como “El fueblooo”, cuya sentido profundo, una crítica a la Revolución tomada como mecanismo de poder sin verdadera renovación, continúa estando plenamente vigente en nuestra época.

Junto a lo anterior, hay en este libro otros relatos de ambientación popular que recrean una Rumanía rica y diversa, (véase “La posada de Manhuiol”, “Un cirio de Pascua”) alejada de los tópicos, donde la cultura rumana se muestra como una mezcla de elementos judíos y cristianos, griegos, turcos y rumanos.

Ion Luca Caragiale

                                                        ION LUCA CARAGIALE

 Ion Luca Caragiale (30.1.1852, Prahova – 9.6.1912, Berlín) fue un dramaturgo, periodista y escritor de cuentos cortos rumano. Está considerado uno de los mejores dramaturgos de su país y fue elegido post-mortem miembro de la Academia Rumana. El trabajo de Caragiale, que abarca cuatro décadas, cubre el cambio entre Neoclasicismo, Realismo y Naturalismo, basándose en una síntesis original de las influencias extranjeras y locales. Sus obras constituyen un importante foro para la crítica de la sociedad rumana de finales del XIX principios del siglo XX, cuando el país estaba resurgiendo después de una larga época de dominación extranjera. Caragiale osciló toda su vida entre la corriente liberal y el conservadurismo. Su origen griego aparece en diversos momentos de su obra, y fue motivo de desprecio por parte de sus enemigos. Caragiale se inició muy pronto en el periodismo, colaborando como articulista en diversos medios. Pronto pasó al mundo del teatro, que le había atraído desde joven, trabajando en el Teatro Nacional y escribiendo sus primeras obras teatrales, (“Una carta perdida”), que obtuvieron un gran éxito. Ligado en un principio a la asociación cultural Junimea, un movimiento artístico-político de amplia influencia en la Rumanía de aquella época, terminó enfrentado a muchos de sus miembros. En 1879 estrenó su comedia “O noapte furtunoasă” (“Una noche tormentosa”), una de sus obras más importantes. La mayoría de sus obras satíricas se dirigen a los republicanos liberales y los liberales nacionales, aunque también tuvo sus enfrentamientos con los conservadores. Debido a estos enfrentamientos se trasladó a Berlín, donde murió en 1912. Otra de sus obras teatrales más conocidas es “La calumnia”. En sus trabajos finales Caragiale adoptó el género fantástico o de vuelta a la ficción histórica.

     LOS TRADUCTORES

         Enrique Nogueras Valdivieso es Doctor en Filología Románica y ejerce como profesor en la Universidad de Granada, alternando con periodos en universidades de Rumanía. Ha realizado traducciones del francés y el portugués, mientras que de lengua rumana ha traducido “Conferencia de Dinu Flamând sobre poesía rumana”; la obra de teatro “Crisis” de Mihail Ignat; el volumen “Cinco poemas” de Marin Malaicu-Hondrari, y la novela “Eliza a los once años”, en colaboración con Oana Ursace.

        Elena Borrás García es licenciada en Traducción e Interpretación. Compagina su trabajo como traductora de rumano con el de profesora del Instituto Cervantes de Bucarest. De este idioma, ha traducido las novelas “Un hombre del Este” de Ioan Groșan; “Cercanías”, de Marin Malaicu-Hondrari (próximamente en Ediciones Traspiés) y la obra de teatro “La isla”, de Gellu Naum. Además, ha traducido varias películas y ha publicado traducciones de poesía en revistas literarias, como “Quimera”, “El coloquio de los perros” o “Poes:s international”.