Sicilia paseada

“Sicilia paseada”, de Vicenzo Consolo, es un recorrido apasionado por la geografía, la historia, los mitos, la cultura y el alma de una de los territorios más sugerentes del Mediterráneo.

portadaSiciliaBlog

 

Trad. de Miguel Ángel Cuevas

Colección Breves

12 x 17 cm. 120 páginas

P.V.P. 12 euros

 

 

 

 

Cuna de la cultura, hogar de mitos, lugar de encuentro y mezcla de múltiples civilizaciones, Sicilia ha sido siempre un territorio que ha fascinado a los artistas. Los templos griegos y romanos, los teatros clásicos, los lugares en los que artistas y creadores de todas las épocas y procedencias se refugiaron, sirven a Consolo para trazar una geografía cultural y emocional. Un paseo que convierte a Sicilia en un personaje, en otro dios como el que habitaban los templos de Agrigento dos mil años atrás, en otro santo como los muchos a los que se presta veneración en las localidades sicilianas. Pantálica, Siracusa, Palermo, Agrigento, Erice, el Etna, Ragusa, Consolo se asoma a cada lugar con sensibilidad y erudición, intentando mostrar al lector lo que de sorprendente pueda haber en cada una de ellos.

Goethe dijo sobre Sicilia: En Sicilia uno se halla en el punto maravilloso en el que convergen muchísimos radios de la historia del mundo.

 

El autor:

foto consolo

 

Vincenzo Consolo (1933-2012) nació en Sant’Agata di Militello, en la costa tirrénica de Messina, frente a las islas Eolias. Es pues un conocedor profundo y dolorido de una Sicilia que, como se lee en una de sus novelas, “huele a sangre y a jazmines”. Entre sus obras, buena parte de ellas traducidas al español, abundan las novelas de tono histórico-metafórico, como son “La sonrisa del marinero desconocido” (1976); “Retablo” (1987); “De noche, casa por casa” (1992); “El Pasmo de Palermo” (1998). También es autor de textos que se encuentran entre la escritura memorialística y la digresión reflexiva: “Las piedras de Pantálica” (1989); “El olivo y el acebuche” (1994). También compuso algunas piezas teatrales: “Lunaria” (1985) y “Catarsis” (1989).

  El traductor:

 Miguel Ángel Cuevas, ejerce actualmente como profesor de Literatura Italiana en la Universidad de Sevilla, ciudad donde reside. Autor de más de veinte traducciones del italiano, ha estudiado la obra de autores como Luigi Pirandello, Pier Paolo Pasolini, Giuseppe Tomasi di Lampedusa, Vincenzo Consolo, Angelo Scandurra y María Attanasio. De igual modo, ha vertido al italiano al poeta José Ángel Valente. Recientemente tradujo para Ediciones Traspiés las novelas “Su marido” de Luigi Pirandello, “La herida de abril” de Vincenzo Consolo, y recientemente “La heredad” del autor toscano Federigo Tozzi.