By noviembre 30, 2013 2 Comments

El corazón de la besana

Ya está disponible en tu librería favorita el último libro de la colección VAGAMUNDOS, El corazón de la besana, de Ramón Rodríguez con fotografías de Antonio G. Olmedo.

El corazon de la besana

Si vienes buscando poetas

Has traído buen camino,

Aquí crecen como setas.

Tómate un vaso de vino,

Que ya has llegado a la meta.

Hay mil pueblos extenuados, tristes, vacíos. Voy a ellos buscando la canción de sus calles, la saeta que agoniza en sus tabernas, como si en la música hallara la respuesta a todo; y me voy encontrando a mí mismo en los laúdes, en la voz rajada del pueblo, en los rescoldos que dejan las candelarias. Íberos, fenicios, moros, judíos, bereberes, gitanos… Sigo la estela de gentes que pasaron por aquí, de gentes que ya no existen, la estela de mil pueblos extenuados, tristes, vacíos, que aún cantan mientras se los traga el tiempo. 

Siguiendo los pasos de los viajeros románticos del siglo XIX, Ramón Rodríguez y Antonio G. Olmedo, recorren los secos y escarpados caminos del Sureste de la península buscando las raíces de unas músicas y tradiciones a punto de desaparecer. Fruto de más de tres años de viaje “El corazón de la besana” es, por un lado, un estudio antropológico del campo andaluz, y por otro, la memoria etnomusicológica de una región que, gracias a su orografía, ha conservado un rico patrimonio musical prácticamente desconocido. “El corazón de la besana” es también un libro de viaje, donde textos y fotografías se complementan para descubrirnos el insólito mundo de los músicos tradicionales, con sus danzas rituales, sus cantos de arada, sus trovos y bailes cortijeros. “El corazón de la besana” es, en definitiva, un viaje literario y visual por los campos del sureste español y sus músicas.

 

Posted in: Blog, Vagamundos

About the Author:

2 Comments on "El corazón de la besana"

Trackback | Comments RSS Feed

  1. Basurto dice:

    Buenas tardes.   Del artículo El otro folclore andaluz sobre el libro El corazón de la besana (http://www.elmundo.es/andalucia/2014/01/17/52d8fba122601d09258b456f.html ), copio estas palabras: «… o el País Vasco, «donde casi nadie conocía a los versolaris hace algo más de diez años y ahora tienen su público».   El autor de estas palabras está muy equivocado. Ruego que lea a Manuel de Lekuona, por ejemplo. Joxe Azurmendi, por su parte, aporta dos citas del Fuero Viejo de Vizcaya (puesto sobre el papel en 1452), que conviene tomar en consideración, pues se trata, sin duda, de las citas más antiguas sobre el bertsolarismo, y son prueba irrefutable de que, en fecha tan temprana como 1452, el bertsolarismo, o algunas de sus manifestaciones, eran algo tan común y arraigado como para merecer su prohibición expresa.   La escritora carlista navarra Dolores Baleztena (1895-1989), natural de Pamplona, escribe en unas notas sobre la civilización vasca: “… la figura del bersolari, ese admirable bardo de la Euskalerría genuinamente popular, que con asombrosa agilidad de imaginación y habilidad en versificar riñe torneos de ingenio discurriendo por los temas más dispares […] Dignos discípulos del inmortal Iparraguirre, también voluntario de Carlos V, que con su voz arrebatadora, subyugaba auditorios de naciones extranjeras, cantando a la amacho maitia, al blanco querube de Euskalerría, a España, “lur hoberikan, ez da Europa Guziyan”, la tierra mejor cual no hay otra en Europa…”.   El bertsolarismo ha sido una forma de cultura arraigada a través de los siglos, quizá con un cierto decrecimiento durante el franquismo por motivos obvios. Algunos nombres de bertsolaris famosos (con muchos más de los diez años de antigüedad que menciona el autor) forman parte de la cultura popular: Kepa Enbeita (1878-1942), Lazkao Txiki (1926-1993, que tiene su propia serie de dibujos animados) o Xenpelar (1835-1869, que da nombre a numerosas calles).   Reciban un cordial saludo.

    • Ramón dice:

      Licencias de periodista. Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario. En ningún momento dije, en aquella entrevista telefónica, que nadie conociera el bersolarismo hace unos años, sino que ahora vive un buen momento, con gran presencia en los medios, en la tele y hasta en las escuelas, algo que contrasta con el desconocimiento que hay en Andalucía con respecto al trovo. Ramón Rodríguez.

Post a Reply to Basurto